CEO: JORGE AMADO

El maestro ruso Pavel Kogan dirigirá la Orquesta Filarmónica de Buenos Aires

El jueves 10 de octubre a las 20.30, la Orquesta Filarmónica de Buenos Aires realizará el décimo séptimo concierto de su abono 2013 en el Teatro Colón, dirigida en la oportunidad por el maestro Pavel Kogan. Se escuchará Música de ballet de “Fausto” de Charles Gounod (1818-1893),Suite Nº 1 de “La Arlesiana” de George Bizet (1838-1875) y Sinfonía Nº 3 en Do menor, Op. 78 de Camille Saint-Saëns (1835-1921), con la actuación del organista Matías Hernán Sagreras.
La Orquesta Filarmónica de Buenos Aires obtuvo dos Premios Konex de Platino como la mejor orquesta argentina de las últimas dos décadas, en 1999 y en 2009. En abril de este año recibió la distinción “Mejor Orquesta Sinfónica Argentina” de 2012, otorgada por la Asociación de Críticos Musicales de la Argentina.
Con más de 40 años de carrera y presentaciones en los cinco continentes, Pavel Kogan es uno de los más conocidos y respetados directores rusos de nuestro tiempo. Estudió violín y dirección en el Conservatorio de Moscú. A los 18 años ganó el primer premio del Concurso de Violín Sibelius de Helsinki, desarrollando entonces una importante actividad como concertista. Debutó como director a los 20 años. Fue titular de la Orquesta Filarmónica de Zagreb y principal director invitado de la Orquesta Sinfónica de Utah (1998-2005). Desde 1989 es director musical de la Orquesta Sinfónica Estatal de Moscú.
Matías Hernán Sagreras ha cubierto los cargos de organista de la Basílica de San Nicolás de Bari (2005-2007) y de la Basílica de María Auxiliadora y San Carlos (2006-2010). Actualmente es organista titular de la Basílica del Santísimo Sacramento y de la Capilla Nuestra Señora de la Misericordia, en el barrio de Recoleta.
El libreto de Fausto de Charles Gounod se basó en la obra teatral “Faust et Marguerite” de Michel Carré, una versión de la primera parte del drama de Goethe. Se estrenó en el Théâtre Lyrique (1859) como una opéra comique, o sea con diálogos hablados que luego, para las representaciones en Alemania, Bélgica, Italia e Inglaterra, Gounod sustituyó por recitativos. En 1869 añadió un ballet en el último acto, indispensable para que su presentación en la Opéra de París. Los siete números que conforman esta obra maestra en su género se suelen interpretar como música de concierto.
Georges Bizet compuso la música incidental para el drama La Arlesiana de Alphonse Daudet, que se estrenó en 1872 en París. La tragedia narra la historia de una joven mujer de Arlés, pequeña ciudad provenzal situada en el sureste francés. A poco del estreno, Bizet conformó la Suite Nº 1 agrupando y reestructurando cuatro de los veintisiete números -Preludio, Minué, Adagietto y Carillón- a la manera de una pequeña sinfonía del período clásico.
Concebida como homenaje a su amigo Franz Liszt, Camille Saint-Saëns escribió la Sinfonía Nº 3 para la Filarmónica de Londres, que la estrenó bajo su dirección en 1886. Dos meses después, al morir Liszt la dedicó a su memoria. Es una obra cíclica, ya que el material temático reaparece con transformaciones a lo largo de la sinfonía. Posee características originales como el uso de los instrumentos de teclado: el piano, escrito a dos y cuatro manos, y el órgano, que no tiene una función solística excepto en el majestuoso comienzo del final.
netmedia argentina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.