CEO: JORGE AMADO

EL EMPRESARIO GUIDO PARISIER CELEBRÓ SU CUMPLEAÑOS NOVENTA Y PRESENTÓ SU LIBRO «INSISTO» ANTE 180 INVITADOS EN ÁFRIKA, EX HIPPOPOTAMUS, EN EL BARRIO DE RECOLETA.

Buenos Aires, 23 de noviembre de 2022. El empresario, filántropo, productor cinematográfico y ex subsecretario de Estado, Guido Parisier, presentó su libro «Insisto» en el local Afrika, la tradicional ex Hippopotamus, fecha que coincidió, como suele hacerlo anualmente con su cumpleaños, esta vez 90, y a un año del lanzamiento de su autobiografía «No sé todavía».

La periodista Delfina Krüsemann entrevistó a Parisier, quien estuvo acompañado por su esposa Mónica Cafarelli, sus hijos y nietos, y por amigos como Graciela Borges, Martín Cabrales y Santiago Soldati, entre otros.

Parisier, en su cumpleaños 90, presentó el libro «Insisto» que recopila sus editoriales de los años ochenta en la revista Hippotamus.

«Un argentino es un ser humano que tropieza siempre con la misma piedra», afirmó Parisier sobre la situación de los habitantes de este país y añadió que «parece mentira que el pueblo padezca los mismos problemas, obstáculos para el progreso y vicios que mantenían sumergida a la Patria en los años 70 y 80».

El empresario dijo, a modo de ejemplo, «tenemos un Estado que es un avión cuyo sobrepeso le impide remontar vuelo» y sostuvo que «esa tara del eterno retorno de lo mediocre».

Guido Parisier reimprimió en «Insisto» sus acertadas y críticas editoriales de la Hippotamus, una colección de entrega realizadas entre 1982 y 1988.

También recordó que en los años alfonsinistas, rescatados hoy con la historia al juicio a la Juntas MiIitares llevado a cabo por Raúl Alfonsin, historia que se puede ver en el filme «Argentina-1985», el autor de «Insisto» pone bajo su óptica implacable sobre los sucesos de la época, motivado por el interés pública y la pasión puesta para revertir una situación que es «recurrente».

En la presentación dl libro «Insisto», su autor, se repitió el formato de años anteriores con la periodista Delfina Krüsemann entrevistándolo.

«Todos evolucionamos, pero el país no», afirmó Parisier, sostuvo que Argentina «poco cambió en los últimos 40 años por culpa de los gobiernos malos», y asegura que durante «los años de Alfonsín creía que lo sabía todo, hoy cada día tengo algo nuevo que aprender».

Asimismo, Parisier dice ser un «optimista pertinaz» mientras considera «inexorable la aparición de una elite similar a la generación del 80 que construya la Argentina potencia» y recordó que «la década pérdida que atraviesa la Patria fue capaz de crear 12 unicornios, empresas innovadoras con una capitalización superior a los millones de dólares, como Mercado Libre y Globant».

«La Nación se alarma con el conocimiento de los hechos que ocupan las primeras planas de todo los diarios, que nos sorprenden por la incapacidad que tenemos de encontrar soluciones que ofrezcan una compensación lógica a los intereses del pueblo, porque un desfalco al Banco Central es un robo al pueblo argentino», escribió Parisier en 1986.

Pero esa opinión puede haberse escrito hoy porque «Miguel Pesce no es muy distinto a un Alfredo Concepción o a un José Luis Machinea. Esa sensación de actualidad están plasmados en el libro. Hay otros: las contra editoriales que escribía Eduardo Gudiño Kieffer», en respuesta a los textos del empresario quien evocó al escritor fallecido en 2002.

Además, Parisier dijo «los argentinos debemos volver a ser libres. Estamos aplastados por una burocracia no sólo onerosa sino también incompetente que crea tareas inútiles para justificar puestos de trabajo, tareas que son la desesperación de empresarios y del pueblo llano».

El autor de Insisto fue Director Nacional de Cinematografía durante el gobierno de Carlos Menem, gestión donde dejó ese Ente con unos de 90 empleados. Hoy fue hinchada la plantilla a los 578 cargos, con otros 300 contratados. ¿Cómo se paga semejante despilfarro?, con inflación galopante. «La moneda nacional también perdió su libertad», rememoró Parisier y sostuvo que «el desafío es volver a ser libres».

«Estamos aplastados por una burocracia no sólo onerosa sino también incompetente que crea tareas inútiles para justificar puestos de trabajo, tareas que son la desesperación de empresarios y del pueblo llano», afirmó Parisier.